domingo, 9 de diciembre de 2007

Llega el invierno y con él esos atardeceres rojos vistos
desde la ventana de mi casa en el pueblo, que diferencia
de vistas con la ventana de mi habitación de mi piso aqui
en Alicante


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Miradas y murmullos,
sonrisas cruzadas en un mar de pesadumbres
pertrecho de silencios incontestables,
de deseos inalcanzables

Te enfundes la armadura,
para salir a un campo que está lleno de dudas

Sueños que adelantan
y momentos que no llegan, aunque se ansían.

Y siguen pasando los dias,
testigos, una vez más, que la distancia que hay entre los dos, se acorta al cerrar los ojos

Y que los mios,
prisioneros de los recuerdos, se inundan en algún lugar, desde no se dónde...
... sigo esperándote

Anita dijo...

Tienes toda la razon...eso no se ve en la ciudad...Me encanta tu blog que lo sepas, es como hablar contigo....jajajajajajaja

Nos vemos prontooo