martes, 7 de noviembre de 2006

Julio en Junio

Calblanque,Verano06

1 comentarios:

Pedro Almaida dijo...

Qué bonico está así quieto. Lo malo es cuando empieza a moverse y su lengua se suelta, cuando la calipa toma posesión del Julio y ya todo es lascivo. Cuando está así sentado y callado uno se pregunta qué formaa poética estarán adoptando sus pensamientos. Cuando esos ojos rasgados te mirán ya no sé ni qué podrá estar tramando...